Clinica Especializada en Salud Auditiva

¿QUÉ ES UN ESTUDIO AUDIOLÓGICO?

Es el conjunto de exploraciones para valorar la pérdida auditiva y determinar la ayuda audiológica adecuada para cada paciente.

El estudio audiológico correcto consta de unas fases en las que un profesional realiza pruebas auditivas de dos tipos: subjetivas y objetivas. Para ambas se requiere equipamiento médico sofisticado que proporcionan resultados básicos para un correcto diagnóstico. Las pruebas subjetivas se basan en la valoración personal del paciente ante determinados estímulos auditivos. Las objetivas son las que miden unos parámetros audiológicos específicos del órgano auditivo.

Vamos a ver las diferentes fases en el Estudio Audiológico:

1. Anamnesis: Información relevante sobre la pérdida de audición, que se tiene que facilitar al audioprotesista (enfermedades, operaciones, medicamentos, casos genéticos y similares). En algunas ocasiones, parte de esta información tiene que venir derivada del informe de un médico otorrinolaringólogo. Otras veces es el propio paciente que aporta información al audioprotesista. Una relación de confianza es primordial entre paciente y audioprotesista.

2. Observación: Esta fase incluye las siguientes pruebas de tipo objetivo: • Otoscopia o videotoscopia para ver el estado del canal auditivo. • Timpanometría para conocer la funcionalidad de la cavidad timpánica.

3. Audiometría: Es una prueba subjetiva que se realiza mediante un equipo médico llamado audiómetro que permite diagnosticar el tipo y grado de pérdida auditiva.

Hay varios tipos de audiometrías: • Liminar: se realiza en el umbral de audición y nos da mayor información (audiometría aérea y ósea). • Verbal: nos da la capacidad del paciente para poder entender las palabras (inteligibilidad). • Supraliminar: nos muestra los límites de intensidad máxima soportada.

Algunos pacientes requieren otro tipo de audiometrías: niños, personas con acúfenos (ruidos internos) o usuarios de audífonos (audiometrías en campo libre para comprobar la efectividad de los mismos). Dentro de esta misma fase de la Audiometría, puede ser necesario valorar el estado del nervio auditivo. Para ello se utiliza un equipo de Potenciales Evocados Auditivos: se trata de una prueba no invasiva ni molesta que se puede realizar tanto a personas adultas como en neonatos para la detección precoz de la sordera.

4. Diagnostico final y tratamiento: Con el resultado de las pruebas, el audioprotesista decidirá cuál es la adaptación óptima de audífono. Posteriormente a la primera adaptación se deberá realizar ajustes y revisiones periódicas para adaptar el audífono a la evolución de cada paciente.

Como podemos observar es muy importante ponerse en manos de un buen profesional audioprotesista con medios y experiencia para llegar al correcto diagnóstico de la pérdida auditiva mediante un estudio audiológico completo..

MO CUALQUIER PATOLOGÍA FÍSICA, LOS PROBLEMAS AUDITIVOS TAMBIÉN SE PREVIENEN CLÍNICAMENTE: A ELLO SE DEDICA LA AUDIOLOGÍA.

La audiología es la rama ciencia que se ocupa del diagnóstico de patologías del oído, de explorar su fisiología y anatomía y de la prevención, tratamiento y rehabilitación de trastornos auditivos. En definitiva, es la ciencia que se encarga de cuidar la salud auditiva de los seres humanos.

Así, si una persona sufre de un déficit determinado del oído, producido por lesiones, por una reiterada exposición al ruido o contraído genéticamente, deberá acudir a los expertos en audiología.

Ellos serán quienes, gracias a su experiencia y a diversas técnicas, traten de solventar este obstáculo para la buena audición de una forma profesional y con garantías.

A día de hoy la especialización y aprendizaje de esta ciencia está en manos de los Técnicos superiores en Audiología protésica y Especialistas en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. A pesar de la evolución de la tecnología en el ámbito de la comunicación, hay que tener en cuenta que ésta no podrá sustituir a la comunicación oral, por lo que sigue cobrando una importancia fundamental el cuidado de las deficiencias auditivas de cada paciente para garantizar así una buena comunicación con su entorno.

Serán los audiólogos, profesionales formados en audiología quienes, tras un estudio de la capacidad auditiva del paciente, determinarán qué tipo de tratamiento es el adecuado para cada caso. Así en función del tipo de la patología o pérdida auditiva que se tenga será conveniente usar un tipo de audífono u otro.


Dra. Leidy Mejía Arismendy

Psicóloga Clínica / Audioprotesista.

ESPECIALIDADES

-Estudio Psicología Clínica en la Universidad Utesa
-Técnico Superior en Audilogía en la Universidad UFHEC